lunes, 24 de septiembre de 2007

Chuck Berry - The Great Twenty-Eight (1982)



(Aporte de Oliver Twisted)

Chuck Berry. Escucho su nombre y me dan ganas de bailar como epiléptico. Y cantarlo fuerte arriba de una micro con un palo de escoba. Gritarlo. Salir corriendo con pasos acompasados y las manos no sé donde. Cómo voy a bailar bien si no follo hace años. No importa. Cuando la gente se empiece a reír y a hacer círculos alrededor mío me voy a bajar los pantalones y a mover el pico al ritmo de la buena rock and roll music. Y cuando llegue un paco le voy a reventar el hocico de un combo. You can't match me, le voy a decir antes de salir corriendo. Soy grande y pego como Chuck, va a caer como un vaso sobre una piedra.

Descarga en Camino.
Página Oficial
Wikipedia (En Inglés).
Allmusic (En Inglés).
Video de You Can't Catch me.
Video de Johnny B. Goode.
Video en la tele, con Little Richard. Un asco.

Nick Cave & The Bad Seeds - Murder Ballads (1996)

(Aporte de Antonio de la Muerte)
I

No se oyen risas en el barrio. La melancolía no tiene lugar en esta casa. Las chicas están por su cuenta. Sueño con un tribunal en el que los jueces tengan abiertos todos los ojos. Coyotes de la ruina caminan solos por suelos antiguos del lejano oeste. No le temas a la muerte, mejor a la mala iluminación. Soy un conchesumadre más malo que mierda. No me hablen.

II

Me miró a los ojos y sonrió. De cerca las gotas de sangre parecen la falda de una colegiala vista desde abajo. Tengo una pistola cargada y un poema que habla sobre eso, si aprendo a bailar... Tengan miedo.

Descarga en Camino. Siesque.
Página Oficial
Wikipedia (En Inglés)
Allmusic
Video de Stagger Lee
Video de Henry Lee
Video de Where the Wild Roses Grow

jueves, 2 de agosto de 2007

Black Rebel Motorcycle Club - Howl (2005)


-Oye hueón, ¿qué vamos a hacer pal tercer disco?
-¿Cómo que qué vamos a hacer?
-Eso po, qué vamos a hacer.
-Puta, componer temas, grabarlos, y ya.
-Pero no vamos a hacer de nuevo la misma hueá po.
-¿Por qué no? Dejamos la cagá con los dos primeros discos.
-Sí, pero algunos dijeron que nos repetimos mucho con el segundo disco. Y ahora todos los hueones tocan la misma hueá que nosotros po.
-¿La dura?
-Seh. Cacha este disco.
-¿Quiénes son estos hueones?
-The Ganjas. Chilenos. Tocan lo mismo que nosotros pero más pegado.
-¿Chilenos?
-Chilenos.
-O sea de...
-De Chile.
-Seh.
-Y ¿dónde chucha queda Chile?
-Ni puta idea. Parece que en Sudamérica.
-Ah, se deben hacer cagar, pura coca.
-Si po. Puros narcos en Sudamérica.
-A lo mejor se meten ayahuasca también.
-De más po.
-Y pitos...
-Pfff, se deben levantar con un pito en la boca esos hueones. Total en Sudamérica parece que podís hacer cualquier hueá y nadie te dice nada.
-Si po, siempre muestran mexicanos durmiendo o colombianos matándose. Y entremedio puros hueones volados.
-Seh, la media vida hueón.
-¿Colombianos matándose la media vida?
-No po hueón, volarse todo el día.
-Pero igual po. Matan hueones todos los días.
-Si po. Penca esa hueá.
-Ya, pero filo. Estábamos hablando del próximo disco.
-Ah, cierto. Qué íbamos a hacer.
-Bueno, la hueá es que no podemos repetir lo mismo de siempre.
-Pero, ¿por qué no? Pico con que esté repetido. Es la hueá que me gusta tocar.
-Sí sé, a mí también, pero hay que variar de vez en cuando.
-¿Por qué?
-Puta, porque sí.
-¿Cómo porque sí?
-Puta, hay que variar o van a decir que nos quedamos sin ideas y nos vamos a ir a la chucha.
-Bah, que lo chupen.
-Puta el hueón pesao. Hagamos un disco distinto po.
-Ya, pico. Total pal cuarto podemos...
-Sí po.
-Y ¿qué tenís en mente?
-Hagamos una hueá más acústica.
-¿Acústica? Pero eso lo hacen todos po. Van a MTV y tocan un Unplugged.
-No po. Hagamos una hueá acústica de verdad.
-Hmmm.
-Pero que suene eléctrico.
-¿Ah? Acústico pero eléctrico. Ya.
-No, en serio. Cuando ensayemos te explico.
-Dale.
-Y hagamos que se noten todas las influencias.
-Dylan.
-Sí po.
-Y los Beatles.
-También. Todas las hueás. Blues. Country. Todo.
-Pero van a decir que estamos plagiando po. Menos originales todavía.
-Esa es la gracia po. Les vendemos una hueá diferente pero que sea todavía más retro.
-O sea, voh te querís cagar a todo el mundo. ¿Te creís muy inteligente?
-O sea, no me los quiero cagar, pero te apuesto que a todos los críticos que dijeron que el segundo disco era más de lo mismo, puro rock medio pegao, les va a encantar esta hueá.
-O sea, te los querís cagar.
-Puta, sí, pero además nos vamos a entretener en el camino.
-Démosle. Pero pa que resulte tenemos que hacer el medio disco.
-Relájate. Nos va a quedar la raja.
-Seh.

Web
AllMusic
Wikipedia

Descarga

lunes, 23 de julio de 2007

Marilyn Manson & the Spooky Kids - 100 Minute Demo (1991)

El vórtice del caos puro. Apenas H cruzó la puerta, tuvo una visión con la que entendió muchas cosas. Un remolino de almas girando y golpeándose unas con otras. Cristianos de mierda —pobrecitos, tan humanitarios, siempre pensando en cómo deberían ser las cosas— intentando ir contra la corriente, perdiendo el equilibrio por llevar al prójimo hacia dondellos quieren ir, solo logran resbalarse, rodar, el prójimo azotándose contra sus otros prójimos a los que quiere salvar y llevarlos hacia donde quiere ir, logrando solo resbalarse y rodar y reventarse y convertirse en una masa purpúrea sanguinolienta con matices azulinos y atormentada quempuja haciatrás a las otras masas sanguinolientas quempujan a otras que vuelven a empujarlo a él mismo haciatrás, mientras él quiere ir haciadelante, en pos de la dignidad, el éxito, y un futuro en el cuál no tendrán que sufrir como ahora, por eso no pueden detenerse ahora y curar sus heridas, y quizás hasta disfrutar las cosas tal como son, porque en el futuro serán mejores y por eso nos tenemos que reventar ahora y también al prójimo al que queremos ayudar...
En el centro del huracán, estaba él, el Anticristo Superestrella, intacto como en un pedestal, elevado a la categoría de rock god —nadientendió que se trataba de un punk angel— en el meollo del asunto, pero ajeno a la vez a todo lo que sucedía. 100 minutos demoró H en entender cómo es que no le pasaba nada. En ese rato vio pasar al conejo por alado suyo, soltando una frase —todos vamos a perder la cabeza— y se zambullirsen el huracán, para pronto salir inmune por el otro lado, donde había otra puerta con un cartel que decía Exit. Por la cabeza de H pasaron una serie de ideas: 1- La paranoia del conejo es el hilo conductor del sinsentido. 2- Al éxito le sobra una o. 3- Si todos entendieran lo anterior, no estarían ahí. 4- Para poder cruzar por el huracán hay que... Miró al Anticristo Superestrella a los ojos y aceptó las cosas tal como son. Luego se sumergió, avanzando serenamente entre todas aquellas almas atormentadas por su propia cristiandad, sin oponer resistencia a los empujones ni a los tirones —cualquier dirección en la que se moviera era un avance—. Llegó sin rasguño al otro lado, dondel pianista lo esperaba, ya sin disfraz de conejo, y le dijo: Ahora sí. Acompáñame.

Iluminados (En un sentido que a Siddartha le daría escalofríos de tan solo pensarlo).

Descarga

sábado, 21 de julio de 2007

Regina Spektor - Begin to Hope (2006)


Terminas de abotonarte la camisa y buscas una botella de coca-cola vacía, de esas de medio litro, de vidrio. La llenas con agua y caminas hasta el jardín de tu vecina, le robas un par de flores a la vieja, las pones en el florero-cocacola y sales corriendo.
Llegas sin despeinarte a la casa de tu novia y tocas el timbre. La puerta se entreabre y se asoma una cabeza algo despeinada y un ojo rojo y entrecerrado. Sonríes. Te abren la puerta y se olvidan de ti. Saludas a Polly Jean y le preguntas por su hermana. Te señala el piso de arriba mientras vuelve con pasos lentos al living, donde la esperan sus amigos, que terminan de armar un pito y que si llamaran Polly Jean a Polly Jean perderían un par de dientes y por eso la llaman PJ. Tú siempre la llamas Polly Jean pero no te pega, sólo te mira como si fueras una pérdida de tiempo de la naturaleza y suspira esperando que te parta un rayo. El rock a todo volumen te molesta un poco en los oídos. Le sonríes a los amigos de Polly, miras por un segundo sus piernas flacas embutidas en unos jeans apretadísimos y subes la escalera.
Con cada escalón las guitarras y batacas se van apagando y comienzas a distinguir el sonido de un piano. Sabes quién pulsa las teclas y reconoces la canción. Te quedas un rato frente a la puerta, sin ganas de golpear, pero finalmente lo haces y oyes cómo unos dedos resbalan por las teclas y la canción termina abruptamente. Al rato te dicen que pases. Lo haces. Sonriente.
Entregas las flores y te sonríen, pero no solo porque el regalo sea una forma divertida de hacer un regalo típico, sino también porque la situación es algo estúpida. Tu propia sonrisa es genuina, pero eso es porque siempre tardas en entender las cosas.
Hablan un poco sobre nada y luego le preguntas que por qué no toca algo. Ella dice que no le gusta que la vean tocar. Cierras los ojos y dices que no la verás. Otra sonrisa incómoda. Regina se sienta al piano y comienza a tocar algo en forma insegura. Al rato comprueba que no tienes intención de abrir los ojos y se suelta, y comienza a cantar con su preciosa voz una canción triste y divertida e infantil e irónica y de pronto su voz se eleva y se eleva en algo parecido a un grito pero muy afinado y de pronto Regina se calla y deja de tocar el piano y abres los ojos y los de Regina apuntan directo a los tuyos y te dice que lo mejor sería dejar de verte.
Tratas de abrir la boca para decir algo ("¿por qué?" "¿qué fue lo que hice?" "¿perdón?" "¿como dice que dijo?" "¿me estás hueveando?" "¿quieres comer papas fritas?" se me ocurren como posibilidades, pero quién sabe) y sólo sale un tartamudeo que Regina interrumpe diciendo: "en serio." Nada de ya lo pensé bien o tú sabes lo que hiciste o no eres tú soy yo o cualquier otra cosa más coherente, solo "en serio".
Así que no se te ocurre qué más decir. Así que te pones de pie y te encoges de hombros. Así que aunque todavía estás shockeado y la pena aún no aparece intentas poner cara de pena, te despides y sales de la habitación. Al bajar un par de escalones vuelves a oír el piano. Te rascas la cabeza.
Llegas al primer piso y y el ruido de voces y risas se apaga. Miras hacia el living y todos te miran de vuelta. Polly Jean y sus amigos tienen problemas para ubicarte con sus ojos pequeños y enrojecidos, pero la intención es mirarte. Con pena. Luego Polly Jean te apunta con el dedo y se larga a reír. No es una risa cruel, es risa de niña. De mujer volada. Probablemente pensó en un chiste buenísimo mientras te miraba, un chiste que no tiene nada que ver contigo.
Pero tú te tomas mal la risa de Polly Jean. Te dan ganas de ir a darle un buen par de cachetadas. Claro que no lo vas a hacer, porque sus amigos te sacarían la cresta. Y por lo demás PJ te sacaría la cresta antes.
Queda el recurso de salir corriendo con los ojos llorosos y no volver nunca más. En cuanto cierres la puerta todos se largarán a reír y luego quizá baje Regina y también se rían de ella y qué se yo, lo que pasa en estos casos, terminas olvidándote de todo y rehaces tu vida o algún cliché de película gringa por el estilo.
Pero Polly Jean se ríe tanto que se cae del sillón donde estaba sentada y queda tirada de espaldas en el suelo, aún riéndose, y todo lo que ves son sus piernas flacas como nadando en el aire, como patas de araña, y eso te hace recordar un chiste buenísimo y te largas a reír, y los amigos de Polly Jean te miran extrañadísimos, pero PJ sigue riéndose y de alguna forma las risas de ambos se complementan y crean una música hermosa pero sin ningún significado, una música vacía, hermosa pero estúpida pero hermosa, y luego sigues riéndote pero también subes la escalera, saltando de a dos o tres peldaños, y llegas a la puerta de la habitación de Regina, y oyes el piano, y la canción es hermosa y divertida pero de nuevo algo triste, o quizá sólo irónica, pero alguien te dijo una vez que todos los irónicos del mundo eran unos amargados que intentaban superar su amargura con elegancia (la que te lo dijo era una chica muy guapa y muy inteligente, cajera de supermercado, que se tiró desde un puente), y por alguna razón recuerdas eso justo ahora, pero no crees que sea cierto, así que entras sin golpear, riéndote, y Regina te queda mirando, sorprendida pero sin la sonrisa incómoda y tratas de reírte pero apenas puedes respirar y ella sigue sin decir nada y el ritmo de todo va disminuyendo, haciéndose más lento junto a tu respiración y sus pestañeos. Se queda en silencio, sin despegarte la vista, esperando que recuperes el aliento y dejes de reírte, y cuando estás a punto de abrir la boca para decirle algo (contarle el bendito chiste o decirle que de verdad la amas o que por qué no van a tomarse un helado o que huyan juntos a la frontera con México o hacer un comentario acerca del clima o decirle hey Regina, nice rack o sólo hey remember that time when I would only smoke Camels) se pone un dedo en los labios, te dice shhhhh bien bajito y luego repite, muy seria, sin sonreír: en serio.

Web
Wikipedia
AllMusic

Descarga

jueves, 5 de julio de 2007

Lester Bangs & the Delinquents - Jook Savages on the Brazos (1980)

(Aporte de Christopher)

Disclaimer: Si creen que Hache es evangelizador (o los convenció Haym), cuando terminen de leer esto pueden decir de mí que soy Adventista, Testigo de Jehová, Pentecostal, Talibán, Mormón, o todo junto. Así va la cosa, pero no temed, que tampoco estoy enamorado del hombre o algo así. Trataremos de ser objetivos, pero a modo de advertencia (o como dice Proz, “cláusula de exención de responsabilidad”) lo que motiva este texto es una idea muy fácil de entender, pero difícil de compartir: Si vas a pintar un cuadro cubista, más vale cachar a Picasso, ¿no? Si vas a escribir reviews de discos más vale conocer a Lester Bangs, que inventó y dijo gran parte de las cosas que se están haciendo aquí mismo. Si vas a escribir otra cosa, da lo mismo y muy bien por ti. Veamos:
"!A ver, conchadesumadres. Soy tan buen escritor como cualquiera de ustedes. O me publican o me dicen por qué!"
Eso decía la nota que acompañaba el artículo que Lester Bangs envió a la Roling Stone (el 69) después de recibir un par de rechazos.
Por supuesto que lo publicaron.
Por supuesto, al poco tiempo lo despidieron por negarse a escribir artículos adulones y por «faltarle el respeto a los artistas». Se cambió a la Creem magazine y al poco tiempo se había convertido en el mejor crítico de Rock de la historia y en una leyenda.
Leslie (como lo llamó su madre) es una especie de versión hiperinteligente, hipersensible, altanera y punkie de H. Thompson (a quién odiaba, lo definía como su Némesis). Si alguien le preguntaba, hubiese dicho que antes de ser crítico de Rock era un escritor (sus influencias directas: Burroughs y Kerouac). No le interesaba escribir para los señores de terno, sino que para los iniciados. No le interesaba escribir grandes historias, sino que hablar de lo que le gustaba, reflexionaba y (claro que sí) envidiaba: Rock’n’roll (que aunque no estén de acuerdo, infieles, no es simplemente hablar de canciones, discos y bandas, ni de escupir moralinas mientras una gruppie te baja los pantalones y....).
Pero la firma de Bangs no pasa necesariamente por ser un buen escritor, que lo es, ni por ser original, que lo es, sino que por sus férreos patrones morales que probablemente nadie en el mundo comparta pero que se agradecen no sé muy bien para qué ni porqué, pero se busca en cualquier escritor que valga la pena porque así es y ha sido siempre porque si no el resultado no tendrá espina dorsal y no vale un peso y mejor que se lo coman los perros. Así que crítico-crítico de rock, no sé, porque está claro que los críticos de rock se dividen entre adolescentes que se tragan todo y siúticos que hablan desde un pedestal. Bangs se metía en el medio. Una anécdota para ejemplificar: A pesar que de joven tocó harmónica en una banda llamada pomposamente “Thee Dark Ages,” la primera vez que se subió a un escenario masivo fue cuando el manager de la J. Geils Band (el 74) le dijo que se parecía a Rob Schneider. Ofensa más ofensa (“La única diferencia entre ustedes los músicos y nosotros los periodistas de rock es que la gente puede verlos hacer lo que hacen” respondio Bangs) terminó en un desafío (“por qué no te subes al escenario con nosotros esta noche? haces lo tuyo y vemos qué pasa?”) y finalizó con Leslie acompañando a la banda con su máquina de escribir escribiendo la reseña del show a medida que iba ocurriendo frente a doce mil personas (aunque dice que lo único que escribió fue “VDKHEOQSN-CHSHNELXIEN(+&H-SXN+(E@JUIDHUIEFDHN?”).
Bangs fundó su leyenda (y su escuela) al echar sobre su espalda el desafío de entender el Rock como si fuera literatura, criticarlo como si se tratara de una gran narración, y por sobre todas las cosas meterse entre medio: de pronto decir que Lou Reed (anteriormente su ídolo) era un conchesumadre que sentía desdén por su público, desconfiar del verdadero valor de Zeppelin, haber inventado-fijado (nadie se atreve a asegurarlo) la nueva acepción del término punk, decir de Bob Marley que era un hippie (la referencia es malintencionada y está sacada de de contexto, pero se entiende,) definir a Sabbath como “la primera banda de Rock católico,” poner al jazz y al punk en el mismo nivel, hacer carretes con los Voidoids, Los Ramones, Patti Smith, Blondie...
La lista podría alargarse por kilómetros.
Ahora bien: los que pensaron que un crítico de rock (un crítico de arte, de libros, de vinos) no tiene la altura moral para tirar mierda a diestra y siniestra porque no se mete en las trincheras probablemente tiene toda la razón. Pero no con Leslie, porque estuvo en las trincheras varias veces (como era de esperarse, no le faltaron los tomatazos porque hay gente envidiosa en este mundo y además porque a quién no le gusta hacer mierda a los que tiran mierda).
Leslie alcanzó a sacar un solo disco en vida, "Jook savages on the Brazos" (el 80) con una banda tejana llamada "The Delinquients". Según él, lo grabaron en 16 horas. Es punk, y se parece a muchas otras cosas que ya han escuchado, pero la gracia son las letras, que quieren ser graciosas y terminan siendo tristes. Hay otro disco, que grabó con Mickey Leigh (el hermano de Joey Ramone) que se llama "Birland with Lester Bangs", pero que apareció después de que se muriera el 82. Éste es mejor.
Bangs se murió de un resfriado. Está bien, de una sobredosis de valium y Darvon, un remedio para la tos: suicidio presumido, muerte de rockstar (su biógrafo asegura que estaba escuchando la canción "dare", — atrévete — de The HUMAN LEAGUE)
Muchas cosas más se podrían decir (qué más quisiera este periodista), pero es mejor leerlo en sus palabras, así que adjunto al disco 80 páginas de su obra.

Lester Bangs en Wikipedia (En Inglés).
Lester Bangs en allmusic.com (En Inglés).
Jook Savages on the Brazos en allmusic.com (En Inglés).

Descarga

miércoles, 4 de julio de 2007

Fear and Loathing in Las Vegas OST (1998)



We were on the edge of the desert when the drugs began to take hold

Salgo de mi carpa y busco el cadáver de Riquelme. Busco en el estanque donde lo oí lanzarse pero no encuentro más que huesos de peces. Vuelvo al campamento y descubro que las ramas de un árbol discuten. Amenzan con separarse para siempre y con ello partir en dos al pobre tronco. Así que las abrazo y con palabras dulces intento que se hagan amigas de nuevo. Durante un momento yo, el tronco y las ramas somos como una familia y el ruido del río es como la canción final de una película.
Quizás es el ruido del agua lo que me lleva a seguir explorando hasta descubrir que un cerro ha invertido su relieve y se ha convertido en una rampa. Si corro y salto desde donde estoy, puedo apoyarme en el cerro y lograr el último impulso necesario para salir volando hacia el espacio.
Lo pienso, pero prefiero darme vuelta y probar mis nuevos poderes telekinéticos deteniendo el curso del agua. Sólo logro detener parte de la corriente, no toda. Entonces trato de congelar el río. Cierro los ojos y aprieto los dientes, haciendo presión en mi cabeza. Cuando ya no oigo nada, abro los ojos y estoy frente a un río de cristal. Silencio húmedo de grillos milagrosos.
Luego voy al estanque y camino sobre el agua. Mientras lo hago diviso a Riquelme a lo lejos. Nos reunimos y nos abrazamos, felices ante la maravilla. Me cuenta con ojos brillantes que las estrellas se caen del cielo, que los cerros están llenos de monos fluorescentes, que habló con un caballo. Yo le digo que no veo estrellas en el suelo, pero que si levanto la vista puedo pasar mi mano por detrás de ellas. Sonríe.
Caminamos y de pronto me quedo mirando el suelo. Noto que, con cada paso, se acerca más a mi cara. Cuando levanto la cabeza para decírselo a Riquelme, veo que mide por lo menos un metro más que yo. Le grito que me estoy achicando. Me mira y salta y grita que sí, que es cierto, que me hago pequeño. De pronto vuelvo a crecer. Nos reímos.
Luego aparece un puente y lo cruzo. Con mis poderes telekinéticos, congelo el río y mantengo el puente quieto mientras camino sobre él. A medio camino, levanto la vista y veo como aparece un ojo sobre la Luna. Un ojo que me mira con enojo. Por el borde de la Luna se forma una lágrima y dejo de mirar antes ponerme a llorar yo también.
Cuando vuelvo del puente, Riquelme está en cuclillas, tomándose la cabeza con las manos. Le pregunto qué le pasa y me mira como si volviese de la muerte. Me vio caer tres veces al agua. Me reviso la ropa y estoy seco.
Encontramos finalmente al caballo. No nos habla. Hace rato sentimos que una sombra nos acompaña. No nos asusta. Descubro un agujero en medio de un cerro, desde donde se asoma la luz de una locomotora. El tren de la noche que quizá pase junto a nosotros.
Cuando volvemos al campamento descubrimos que un cerro se ha transformado en un oso gigante de jengibre. Como hormigas en medio de la maravilla reímos y saltamos. Como niños, también. El oso nos mira y sonríe. Qué ganas de abrazarlo, que cortos nuestros brazos.
Volvemos finalmente al campamento. Todo es agua para mí, debo palpar para asegurarme de que las cosas estén secas, una consecuencia de mi delirio mesiánico, que provocó que Riquelme fuera poseído por el diablo. Ahora se sienta y prepara unas tostadas sobre una fogata donde después crea una ciudad en llamas.
Yo miro los mosaicos de las ramas y luego me transformo en una tortuga.
Los insectos chillan como el ruido blanco de una radio pero no se acercan. El río sigue sonando. Las ramas siguen creciendo.
Finalmente, después de varios amaneceres falsos, viene el verdadero.
No hubo pánico, pero sí locura. Felicidad, y ahora sueño.

Two good old boys in a fire-apple red convertible. Stoned. Ripped. Twisted. Good people.



imdb
Wikipedia: libro y película
Hunter S. Thompson
Raoul Duke
Dr. Gonzo

Cactus San Pedro
Mezcalina
Dosis, aplicación, etc.
Video: cómo extraer la mezcalina de un cactus


Descarga

lunes, 2 de julio de 2007

Nine Inch Nails - The Downward Spiral (1994)

Mientras desciende por el pasillo, H piensa en la mitad del camino de mi vida me fui a la rechucha. La oscuridad imperante no permite ver nada. De pronto, en las paredes empieza a aparecer una seguidilla de lo que parecieran ser ampliaciones de los fotogramas iniciales de una película (5). Una canción empieza a sonar de fondo. You let me violate you... (4). Como en Lost Highway piensa H —solo quen vez de Rammstein, lo que suena es la voz susurrante de Trent Reznor.— You let me desecrate you... (3). Las palabras fuga disociativa le vienen a la mente. You let me penetrate you... (2). Pero antes de que un acceso de náuseas le pueda traer un mal presentimiento, el suelo se acaba y H se precipita por un agujero en forma de espiral como si fuera un tobogán. You let me complicate you... (1). Los fotogramas pasan ahora por las paredes tan rápido que las imágenes se ven en movimiento. La película parece transcurrir en la campiña ucraniana, o de algún otro país eslavo. Tres militares —dos con pasamontaña y uno con el rostro descubierto, coronado por una boina negra— entran en una casa, pasando entre cerdos y gallinas. El interior de la casa tienel aspecto de una base de operaciones improvisada. Los dos encapuchados suben a un segundo piso, mientras quel de boina se acomoda en una silla tras un pequeño escritorio que bien podría ser la mesa de centro del comedor. Al cabo de un par de minutos, los dos encapuchados regresan escoltando a una eslava preciosa con las manos esposadas a la espalda. La sientan frente al escritorio. La muchacha tiene con suerte 20 años. A H le parece conocida. El militar de boina comienza a interrogarla en ruso, ucraniano, o algún otro idioma eslavo. La muchacha responde con serenidad, como quien sabe que no ha hecho nada malo. Esto parece irritar al de boina, que se levanta de su asiento y desenfunda una pistola, dirigiéndose a ella, repitiendo la pregunta en un tono más agresivo. La muchacha repite la respuesta, ahora notoriamente asustada. Los encapuchados permanecen en su lugar. El de boina acerca la pistola a la mejilla de la muchacha, que repite la respuesta, esta vez sin que le pregunten. El de boina le dice algo —probablemente algo quella ya sabía: que lo que querían della no era información— y con la mano libre le levanta la camiseta y le manosea las tetas. Luego le desabrocha el botón del pantalón y, rodeándolel cuello, como si le fuera a dar un abrazo cariñoso, le levanta las bragas con la pistola, y echa un vistazo para dentro. Luego le saca los pantalones y las bragas, juguetea un poco con su coño y luego larroja a un rincón del suelo, para pasar a desabrocharsel pantalón y exhibir una verga digna de actor porno. Orgulloso della, se acerca a la muchacha, quien empieza a gritar, quizás pidiendo auxilo, quizás pidiendo clemencia. Esto parece excitar más a los militares. I wanna fuck you like an animal... El de boina se inclina sobrella. La muchacha patalea. El de boina la toma por los tobillos, y de un tirón la inmoviliza. Luego le arremete hasta el fondo de su alma. I wanna feel you from the inside... La muchacha chilla y rompe a llorar. Los encapuchados, por su parte, también han desenfundado sus vergas —no tan grandes como la del de boina, pero tampoco nada de qué avergonzarse— y se han situado cada uno a un lado de la cópula. I wanna fuck you like an animal... El de la izquierda se arrodilla y le acerca el glande a los los labios, insistiendo ligeramente, hasta quella terminabriendo la boca y se la empieza a chupar con resignación. My whole existence is flawed... El de la derecha se contenta con masturbarse y eyacula sobrel ombligo de la muchacha. El de boina la da vuelta, poniéndola bocabajo, y leyacula sobre las ancas. Luego le quita las esposas y termina de desvestirla. Los dos encapuchados se resitúan frente al de boina, y la muchacha ahora se venfrentada cara a cara con ambas vergas. You get me closer to god...
50 minutos más tarde, H sigue cayendo por el precipicio, y la muchacha llora desconsoladamente, la cara color carmesí, las tetas aplastadas contra un banquito, mientras el militar de boina la sodomiza a conciencia. Al terminar, la empuja hacia un lado y le dice unas palabras, probablemente comunicándole queso ha sido todo por hoy, y procede a vestirse. La muchacha no responde. Solo hatinado a ponersen posición fetal. Una vez vestido, el de boina recoge sus cosas y se acerca a la muchacha. Le ofrece un poco de agua de la cantimplora, larroba con una frazada, le dedica unas cuantas palabras en tono dulce, y le hace una caricia en el pelo. Luego se reúne con los dos encapuchados, que ya sencuentran fuera de la casa. La moraleja es que lamabilidad también puede ser una forma de sadismo. En ese momento, H llegal final del precipicio, dándose un costalazo contra el suelo. Se quedallí, bocarriba, mirando el último fotograma, con la muchacha en posición fetal, tapada con unas frazadas, y los militares abandonando la escena. El sistema de fotogramas con el que la película cobró movimiento le pareció idéntico al de una propaganda de cocacola que vio una vez en el metro. Aquella vez que algo más le llamó latención. Es raro, porque casi nunca viaja en metro. Pero aquella vez le llamaron latención aquél tipo que —ahora lo recuerda con claridad— se le sentó delante y que recién le pareció reconocer antes dentrar acá; y la señorita que se le sentó alado que —se le pusieron los pelos de punta al descubrirlo— es la muchacha de la película. No entendía nada. Fragmentos de una memoria que no era suya atacaron sus pensamientos. Recordó ser un pedante lleno de teorías que lo hacían creerse inteligente. Recordó que a sus amigos les gustaba leer y escuchar sus teorías y se las alababan, lo que lo hacía sentirse más inteligente todavía. Recordó haber viajado en metro leyendo un libro de a quién le importa qué poeta —pero tenía una lista de los 5 o 6 que podrían ser, y eso lo hacía sentir muy inteligente— y que le llamaron latención esas dos personas. Recordó que nada deso le había ocurrido. Recordó questaba en el infierno. Recordó que no entendía nada. Recordó questaba siguiendo a un viejo pianista —lo buscó con la mirada: ahí estaba, alado suyo, vestido de conejo, diciendo apura, apura, o llegaremos tarde, y desapareció por una puerta—. Recordó que tenía mucho qué pensar, pero luego recordó nuevamente questaba en el infierno, y acordó que —cualquiera fuera el caso— no era un lugar en el que le gustaría estar. Por lo que consideró sensato seguir al pianista conejo.

Página Oficial
Nine Inch Nails en Wikipedia (En Inglés).
The Downward Spiral en Wikipedia (En Inglés).
Video de Closer en Youtube.
Video de The March of the Pigs en Youtube.
Video de Hurt en Youtube.

Descarga
Descarga (Bonus Disc).

domingo, 24 de junio de 2007

Milla Jovovich - The Divine Comedy (1994)

Labitación contigua es más grande de lo que parece desde afuera. Aparte de los bebedores eurorientales —que son alrededor de una decena y fuman, discuten, conversan rudimentariamente con el único camarero que atiendesabitación (Da! Da! pareciera ser lo único que saben decir), y sacan lo que al parecer son pedazos de papel escrito del fondo de un sombrero de copa, los leen y anotan algo en una servilleta—, el pianista —a quien, de momento, llamaremos Virgil— y nuestro héroe —en adelante, H—, labitación está vacía. Una de las paredes exhibe un letrero que invita a abandonar la esperanza al lector puesto que ya estáquí. Bajo el letrero hay otra puerta. Virgil se dirige hacia ella. H, naturalmente, duda un poco. Echa un vistazo a su alrededor. Le llama latención uno de los eurorientales, el que anota las palabras que le van cantando a medida que salen del sombrero. Tiene un cigarrillo en la boca —y miedo a veces—, y tiene la cara medio larga, pelo negro ondulado, gafas redondas, y manos de dedos bien largos y nudosos —que hicieron que H, usualmente de dedos largos y nudosos, se mirara las manos y le parecieran manitas dempanada—. Se acerca a él y le pregunta disculpa, tú no eres... shhhht le interrumpe otro de los eurorientales. Estás en una sala de lecturas. Pero si... shhht le corta en seco un tercero. H busca con la vistal pianista, y ve que ya se hadentrado por la nueva puerta. Luego se giracia la puerta por la quentró y ve ques una proyección sobre una pared lisa, como en las películas antiguas. Nuestro héroe entra entonces por la puerta deletrero desesperanzador, en pos del pianista, y cuando ve un cartel que le prohibe fumar se da cuenta de questá en el infierno.

Página Oficial
Milla Jovovich en Wikipedia (En Inglés).
Milla Jovovich en allmusic.com (En Inglés).
Milla Jovovich en IMDb (En Inglés).
Video de Gentleman Who Fell en Youtube.

Descarga

jueves, 21 de junio de 2007

Riri Shimada - Erik Satie - Piano Works (1992)

Nuestro héroe se pone los audífonos. En su cabeza se proyecta una película en blanco y negro, muda, al parecer, o tal vez es que los personajes no tienen nada que decir. Lacción parece desarrollarse en una cantina, o quizás un vodevil. De ser un vodevil, entonces es realmente tarde. Los humoristas y las bailarinas de cancan ya pasaron por el escenario y ahora las luces senfocan exclusivamenten el puñado de borrachos que siguen bebiendo hasta el hartazgo. En un rincón del escenario, casi imperceptible, suena un piano. El pianista levanta la vista y le sonríe a nuestro héroe. Sabe lo questá pensando. De unabitación al fondo delugar sescucha el ruidoso Da! Da! de inmigrantes eurorientales. La melodía que sale del piano invita a la irrealidad. El pianista deja de tocar, y a nadie le importa. El pianista se levanta, y la cámara lo sigue mientras cruza elugar, hasta dondestá labitación contigua. Descorre la cortina que la separa del salón principal, se giracia la cámara —hacia nuestro héroe, que a estas alturas todos sabemos ques Haym, o algún alterego suyo— y dice sígueme.

Erik Satie en Wikipedia (En Inglés).

Descarga

miércoles, 20 de junio de 2007

Sparta - Threes (2006)


Play.
Sales del túnel de metro y no dejas de caminar en ningún momento. Para que no te pille el resto. Para que no te pille la vieja que vende pañuelos. Para que no te pille el hippie con guitarra. Para que no te pillen los voluntarios de Greenpeace. Para que no te pillen los que quieren subirse a la micro antes que tú, sin saber que tú no quieres subirte. Para que no te pillen los que quieren pillarte. Para que no te pille el tiempo.
En un lugar cualquiera, pero siempre inadecuado, saltas de la acera y te metes entre los autos. Algunos te esquivan con pericia, otros con miedo. Te gritan, te dan bocinazos, te muestran el dedo del medio, dicen cosas de tu madre, chocan contra otros autos o algún poste, siguen su camino a quizás dónde.
Corres y corres entre los autos, en reversa, contra ellos y contra el viento. Aprovechas los semáforos para saltar por los techos, rápido, rápido, como si te persiguiese la mafia.
Ni siquiera te preguntas por qué. Todos te miran y se preguntan por qué. Tú corres.
De pronto desapareces y ya no pueden verte. Te escondes un rato en alguna plaza escondida, recuperas el aliento, vuelves con los caminantes.
Entras a un restaurante. Buscas a la camarera más hermosa y la besas. No importa si eres hombre o mujer, la besas. Luego te pones a saltar por las mesas. Pruebas algunos platos, algunos postres. Terminas agarrando la copa de helado de algún niño ilusionado y te la llevas al salir corriendo.
Vuelves a esconderte. Vuelves a salir.
Entras al banco cinco minutos antes de que cierren. Entrenaste bastante para esto. Corres hacia las colas y esquivando al guardia sacas los separadores y empujas a la gente hasta que la cola queda totalmente desordenada. Nadie sabe a quién le toca. Algunas personas ruedan por el suelo. Corres a una caja y te robas un timbre. Dos, si puedes. Vuelves a esquivar al guardia, le pegas un pape y sales corriendo.
Te escondes. Sales.
Te metes a un supermercado con dos puertas. Entras por una puerta, agarras el paquete de papas fritas más grande que veas, se lo muestras a los guardias y usas los pasillos para jugar Rally X con ellos, sin que te pillen. Luego sales por la otra puerta comiendo papas.
Vuelves a esconderte.
Cuando sales vas pensando en lo próximo que vas a hacer. Todavía no sabes lo que será, pero sabes que será una estupidez y que será divertido.
Que se molestarán pero te recordarán todo el día.
Que nunca podrás explicarle a nadie por qué lo haces, pero sabes muy bien por qué lo haces.
Que te van a envidiar pero nunca te van a imitar porque sería estúpido.
Vas pensando y se acaba el disco. Vuelves a ponerlo desde el principio.
Un disco que podría ser la banda sonora de una vida delirante.
Por las noches puedes inventar la filosofía que le de trascendencia a tus actos.
Por ahora ponte los audífonos, presiona play y sigue filmando en tu cabeza.
Que no te pillen.


Wikipedia
AllMusic
Video de Taking Back Control

Descarga

martes, 19 de junio de 2007

The Velvet Underground - The Velvet Underground & Nico (1967)

Recuerdo haber viajado alguna vez leyendo en el metro, en los tiempos en que viajar en metro y leer no eran actividades excluyentes —Hoy por hoy viajar en metro es un ejercicio de supervivencia. Y todos sabemos que la lectura, en medio de un ejercicio de supervivencia, a menos que seas el Che Guevara, el Sub, o algún otro superhéroe, es algo inviable—. El Sub... terráneo: el metro. Yo iba leyendo en el metro. Creo que iba leyendo uno desos poemas interminables de Rosamel del Valle —aunque probablemente no sea la lectura más aconsejable para el metro o cualquier circunstancia pasajera. Para esos casos es mejor echar mano a algún libro de Bertoni o de Armando Uribe, quescriben poemas de longitud razonable, con lo cual uno puede calcular dónde interrumpir la lectura para no interrumpir la lectura a la hora de abordar desabordar o transbordar—, o quizás a Lihn. En una estación se abren las puertas, y entran únicamente dos personas: un muchacho y una muchacha. La pareja no era tal —pues notoriamente se desconocían por completo— y naturalmente, se sentaron por separado. La chica, quera la mujer más bella del mundo —pues cuando voy en el metro siempre busco a la mujer más linda del vagón, que pasa a ser la mujer más bella del mundo hasta quella se baja o yo me bajo, volviendo nuevamente a la inexistencia— se sentó alado mío. El chico era más bien alto y flaco y tenía un parecido impresionante —los mismos lentes, la misma mirada, el mismo pelo, la misma cara— con Roberto Bolaño —de quien me gusta decir que, en varios sentidos no biológicos, es mi padre. Por ejemplo, puedo dar fe de que fuél quien se tomó la paciencia de sentarse incontables veces con un cabeza de alcornonque como yo a enseñarle a leer, lo cuál terminócurriendo, al menos de manera rudimentaria y más por su paciencia e insistencia que por otra cosa, hará poco más de un mes, por lo que, como entenderán, en aquél entonces, cuando mencontraba en el metro leyendo a Lira o quizás a Teillier y se subió una pareja que no era pareja más quen mi libre asociación de ideas, en realidad, no estaba leyendo, pues no sabía leer— y se sentó al frente mío. En sus manos —de falanges tan largas y de nudillos tanudosos, que al mirarme las manos, usualmente de dedos largos y nudosos, parecían manitas dempanada— llevaba un libro de poesía —probablemente Huidobro pensé, por la disposición de los versos, aunque también podríaber sido Carlos Oquendo de Amat, a quien en aquel entonces no conocía, aunque Oquendo tan solo publicó un libro, y ese claramente no era un ejemplar de los 5 metros de poemas. Al fin y al cabo, cómo podrías meter 5 metros de poemas en un metro?—. Y entonces se dio la situación de que yo seguíntentando leer, sin saber leer y espiando de reojo a la señorita que teníalado, quera la mujer más bella del mundo, y frontalmente —lo cual requiere un poco más de técnica para mantener la discresión: hay que mantener la cabeza lo suficientemente gacha, aparentando estar sumido en la lectura, y a la vez levantar la mirada lo más posible, de modo quel objetivo se vea como en un horizonte cercano e invertido— al tipo questabal frente mío, que se parecía sustancialmente a Roberto Bolaño y más encima estaba leyendo un libro de Nicanor Parra o quizás de Bolaño mismo; hasta que decidí cerrar el libro resignado a abandonar la lectura y dedicarme a tiempo completo a la fascinante labor del espionaje. En el mismo momento en que sonó el sordo cerrar delibro, el tren se detuvo, se abrieron las puertas, y ambos personajes se levantaron y se bajaron del tren, quedándome yo ahí, solo y sin ocupación. Tenía un libro en las manos, pero entonces ya no pude retomar mi lectura.

The Velvet Underground en Wikipedia (En Inglés).
The Velvet Underground & Nico en Wikipedia (En Inglés).

Descarga (De Rockandlinks).

domingo, 17 de junio de 2007

The Clash - London Calling (1979)

(Aporte de Christopher)

Londres está en ruinas. La niebla se mezcla con el humo persistente de las casas asoladas. El silencio reina sagrado. El humo podría venir de la devastación, y la devastación pudo haber ocurrido hace tan solo cinco minutos. O hace un par de años, y quizás el humo viene de la combustión de escombros que los ingleses, ahora convertidos en gitanos, queman para abrigarse mientras escarban para encontrar cualquier cosa que pueda servir como arma: una tijera de podar, una pala, la pata astillada de un piano de cola.
Pero no es arriba donde están pasando las cosas importantes, sino abajo, en las alcantarillas, que se han convertido en grandes pasillos oscuros y pestilentes. Parecen desolados, pero cada 50 metros hay unas bocinas grises que parecen sacadas de un campo de concentración alemán.
De pronto se escucha lo que parece ser sonido de interferencia; si se presta atención se escucha un mensaje:

London calling to the faraway towns
Now war is declared, and battle come down
London calling to the underworld
Come out of the cupboard, you boys and girls

“London Calling” es un disco conceptual de ciencia ficción. A ver, un momento: ¿Quién dijo que había que entender “The Clash” en función de la lucha de clases marxista? ¿Ellos? Aún si lo hubiesen dicho, a ellos menos que a nadie hay que creerles lo que decían frente a los medios. Bueno, quizás sí se trata de eso, pero ¿por qué no en código ciencia ficción? ¿es que simplemente porque hablaban frente a la prensa como si fuesen retrasados mentales drogados no van a tener ambiciones literarias?
El punk (como ya dijo, Hache, con toda razón) se trata de hacer lo que se quiera como se quiera (poiesis, sí, mimesis no, con pancartas.)

The ice age is coming, the sun's zooming in
Meltdown expected, the wheat is growing thin
Engines stop running, but I have no fear
'Cause London is drowning, and I live by the river

Como toda buena novela de ciencia ficción, también es una utopía sobre el presente que funciona hablando sobre el futuro (¿o era al revés la cosa?). La trama que sale de las bocinas es estrictamente un mensaje para que quizás un ejército de punkies malolientes a alcantarilla se agrupen a luchar contra fuerzas innombrables (Los “Phoney Beatlemania” parecen haber sido un destacamento enemigo menor que ha mordido el polvo, pero la verdadera guerra requiere de fuerzas sobrenaturales: “London is calling to the zombies of death”).

Las demás canciones se mueven en ese mismo registro, como una gran novela de misterio en la que hay que encajar las piezas, también como novela coral. Rubi puede ser un terrorista que va a explotar su chaqueta de C-4 en medio de una reunión enemiga; la chica del Cadillac una pequeña historia de amor en tiempos de cólera, los ecos de españa del 39 pueden ser del 2039, del 2139, del 15239 o incluso de 1939 (puede ser el himno de una lucha redefinida en cualquier tiempo, espacio o dimensión en la que todavía se pueda volar en dc-10s destartalados).
Esto no es una lectura, es una invitación. Sobre todo porque por estos lados se suele agrupar al Punk con pelos parados, alfileres de gancho, anarquismo deslavado, tipos flacos (o muy, muy gordos) y letras panfletarias para que los chicos bailen con las rodillas levantadas y se saquen la mierda unos a otros. Y eso es solo la pose. Necesaria quizás, pero solo hasta principios de los 90 (pero vístanse como quieran, qué me importa).

PD. Mi portada preferida.

The Clash en Wikipedia (En Inglés).
London Calling en Wikipedia (En Inglés).

Descarga (En Baúl Discos).

viernes, 15 de junio de 2007

Lost Highway OST (1996)


El otro día conversaba con X sobre las fugas disociativas: cuando uno súbitamente pierde la noción de la propia identidad y puede llegar a adquirir una nueva, incluso durante años, antes de recordar quién se era originalmente, todo esto acompañado por un viaje inexplicable del que despiertas a kilómetros de tu hogar. Me interesaba el tema para un cuento, pero la conversación se fue rápidamente hacia otro lado, debido al odio visceral, o más bien desprecio soberbio, que siente X por la literatura. Yo quería examinar la forma en que alguien se siente al momento de cambiar de identidad, cómo lo hace, cómo decide quién es ahora, qué sucede al recordar quien se era antes. A X le interesaba más discutir el por qué se consideraba enfermos y víctimas a quienes sufrían fugas. Según él, siempre eran buscadas, ya sea consciente o incoscientemente. No me pareció un gran descubrimento, pero él replicó que había que sufrir una fuga y recuperarse para entender que, simplemente, era la opción fácil al suicidio. Se escapaba de los problemas, se volvía a empezar y, en caso de que tus familiares o amigos te descubriesen o súbitamente recuperases la memoria, todo el mundo te trataba como a un pobre enfermo y tus errores del pasado quedaban perdonados. Así que era como morirse y ser el muerto del que nadie dice algo malo, pero sin morirse. La enfermedad perfecta.
Le pregunté entonces por qué decía eso de que había que sufrir una fuga para entenderlas. ¿Acaso él había perdido su identidad en el pasado? X me quedó mirando como si yo fuese un imbécil. Luego me dijo que era un imbécil y se fue.
Anteayer pensé en subir este disco, la banda sonora perfecta para una película increíble. Recuerdo los escalofríos mientras veía Lost Highway a las 4 de la mañana, a oscuras, tratando de entender qué mierda estaba pasando, antes de tener la más mínima idea de lo que era una fuga disociativa. Así que busqué el disco y lo abrí con el reproductor mientras revisaba un par de páginas web sobre la película.
El experimento no fue experimento, fue un descuido idiota. Pero tuvo resultados.
Una de las páginas quedó abierta sin que yo me diese cuenta. Tampoco me di cuenta de que la página en cuestión tenía música: un loop infinito de I'm deranged, Perfect Drug y un par más. Cuando me puse a escuchar el disco, me acosté y cerré los ojos, sin percatarme de que el loop de la página web estaba reproduciéndose encima. Así que escuché la banda sonora completa mientras se oía a Bowie decir que estaba loco, o a Reznor llorar y llorar You're the perfect drug, y otras voces que gemían o crujían o simplemente rasgaban algo.
Para cuando me di cuenta de que algo estaba mal ya era demasiado tarde. Enajenación temporal. La pieza se oscureció, en el techo comenzaron a parpadear las líneas de la carretera y las voces de Robert Blake y Patricia Arquette musitaron palabras incomprensibles en mis oídos. Sabía que si me quedaba dormido tendría un delicioso sueño con la deliciosa Patricia, pero no podía cerrar los ojos. Se me agarrotaron las manos. Vinieron las náuseas. De pronto la música se convirtió en ruido blanco, o mejor dicho en ruido negro, oscuridad sonora, la carretera se iluminó y la voz de Bill Pullman resonó por la pieza, proveniente de un citófono. Pero no dijo Dick Laurent is dead. Dijo eslaf si myaH.
Entonces, por alguna razón, pensé en X. Pensé en que nunca, jamás está presente cuando estoy con otras personas. Sólo habla conmigo, siempre de noche. Lo único que sé de él es lo que me dice él mismo, que es una especie de doctor, o profesor, que alguien lo busca, que nunca entiendo nada.
Era obvio concluír que X era mi propia fuga, mi otra identidad. Quizás a dónde he ido a parar convertido en X, en qué ciudades habré estado, a qué gente he conocido.
Pero X dijo que había que tener una fuga y recuperarse para saber de lo que se estaba hablando. Lo dijo como si él hubiese tenido una.
Me quedé quieto, con los ojos desorbitándose lentamente. Iba a gritar, pero en ese momento X me sacó los audífonos, me sacudió el cuerpo y me dijo con cara de que iba a matarme: ni siquiera lo pienses. No te conviene.
Luego me fui a vomitar.


IMDb
AllMovie
Wikipedia
La página del experimento (exceptuando el loop psicótico, no sé lo que contiene)

Descarga

miércoles, 13 de junio de 2007

Marilyn Manson - Smells like Children (1995)

El evangelio según San Rodrigo contiene palabras llenas de sabiduría —particularmente en su parábola del cover—, que se pueden aplicar perfectamente a este disco. Esto no parece Marilyn Manson tocando canciones ajenas, sinó más bien Marilyn Manson apropiándose de canciones hasta tal punto que pareciera que gente como Annie Lennox —Sweet Dreams— o Screamin' Jay Hawkins —I put a spell on you— hubieran hecho un cover admonitorio a partir de un sueño en el cual sonaba este disco de fondo. Salvo Cash y Manson, no se me ocurre otro músico del que pueda decir eso... Ah, sí... alguien alto y flaco, de bigote bicolor... pero ese no es humano, y en realidad su relación con la música es un concepto constante y —por sobre todo— mucho más complejo —sempieza a vislumbrar mi teoría de la divinidad, Haym—, por lo que no necesito reformular: Cash y Manson, no se me ocurre otro.
Manson pertenece a la tercera generación de punks. La generación que sencontró con que la cultura los habíasimilado. La generación de punks disfuncionales que sencontraron con que su música sescuchaba en la mayoría de las casas decentes. La generación de punks a la que le tocó saltar a la fama. Marilyn Manson fuel que mejor se tomó este cambio de situación. Para Kurt Cobain fuel infierno. A los Beastie Boys no les fue nada mal. Pero Manson fuel único que supo aprovechar esta situación como un recurso, y explotarlo. Se convirtió en el Anticristo Superestrella, el Ziggy Stardust del infierno. Asustando Catoliquitos. Limpiándosel culo con la masa de las juventudes burguesitas —uno de los últimos singlese llama This is the New Shit. El coro reza Do we get it? (No, respondel público). Do we want it? (Yes)—. Para qué odiar y excluirte, si puedes despreciar y recibir beneficios abusando de aquellos a quienes desprecias, y de paso instaurarten una posición moral —amoral— superior? El mundo está cagado, lo quieras o no. Para qué atormentarte si te puedes burlar? Lo mejor que puede ocurrir es que lleguel apocalipsis. Todo apunta hacia él. Va a llegar, y no hay nada que puedas hacer para evitarlo. Lo único que te queda es decidir lactitud con la que lo vas a esperar.

Marilyn Manson en Wikipedia (En Inglés).
Smells like Children en Wikipedia (En Inglés).
Video de Sweet Dreams en Youtube.
Video de This is the New Shit (The new age of grotesque, 2003) en Youtube.

Descarga

lunes, 11 de junio de 2007

The Strokes - Is this it (2001)

Voy a ser sincero. Subí este disco por el mero placer de compartir esta carátula con uds. No es que los Strokesean malos, pero como disco, me parece mucho más interesante el First Impressions of Earth (2006) queste. Sin embargo la carátula del First Impressions es insípida, mientras questa es —resumiéndolo en una palabra— exquisita. Lo delicioso desta portada radica, esencialmente, en que deambula por la delgada cuerda floja que marca elímitentre el buen gusto y la grosería. Ahora, el arte —en cuanto disciplina estética— es un deporte que se juega dentro de la cancha del buen gusto y —a diferencia del basketball—, si la pelota está en la línea, no ha salido. Elímite es la posición audaz a partir de la cual un individuo puede demostrar su total dominio de la técnica; en comparación a una posición mucho menos arriesgada en la que la maestría consiste en darle medio a medio al centro del campo. Si lo llevamos a larquería, sentiende perfectamente a lo que me refiero con riesgo: si llegas a sufrir un desliz en el ejercicio pedante del tiro perfecto, en el segundo caso seguirás dando en la diana, pero en el primero, puedes terminar matando a alguien, como Belerofonte. La perfección aristotélica tiene —para mi gusto— ese problema: el de unactitud conformista, en la quel desarrollo del artista sestanca en el momento en quencuentra la formula precisa para producir obras. Por el contrario, la posición delímite reinventa la noción de perfección en cada caso, al explorar las posibilidades de los elementos con los que cuenta y desarrollarlas hasta sus últimas consecuencias. En este caso, las posibilidades que abrió la pregunta y por qué no ponemos en la portada la foto de un culo?

P.D.: Otra lectura posible: La señorita de la foto no quedó muy convencida con mi reseña de Trainspotting, y está en este momento siguiendo el paso 5 de mis instrucciones. Eso me gusta. Una lectora responsable.

Página Oficial
The Strokes en Wikipedia (En Inglés).
Is this it en Wikipedia (En Inglés).
Video de Last Nite en Youtube.
Video de Hard to Explain en Youtube.
Video de Sometimes en Youtube.

Descarga

domingo, 10 de junio de 2007

Butter 08 - Butter 08 (1996)

Si estuvieras en 1996 y fueras una japonesa radicada en NY y tuvieras una banda electrorock llamada Cibo Matto —probablemente preferiríaser Yuka Honda, la japonesa miembro de Cibo Matto ques novia de Sean Lennon, el hijo de John Lennon, ques igual a John Lennon, cuyo nombren Argentina se pronuncia igual que John Lennon, que hace rock de vanguardia como John Lennon, y es pareja de una japonesa radicada en NY que hace música de vanguardia como John Lennon; pero también puedes querer ser Miho Hatori y tampoco estaría mal—, estarías en el estudio de grabación con tu amigo y productor Russell Simins —baterista de los Jon Spencer Blues Explosion— y, habiendo terminado la sesión, se hubieran emborrachado y luego —por huevear un rato— hubieran tomado cada uno un instrumento y hubieran hecho una jam session. Más tarde, como a tu amigo, productor y ahora compañero de banda Russell Simins le gustó el resultado, le pasaría las grabaciones a su amigo y dueño de un sello Mike D —MC de los Beastie Boys—, quien les hubiera extendido un contrato, y al año siguiente tendrías un disco con tu proyecto paralelo que no es otra cosa que tu grupo de amigos con los que te dedicas a emborracharte. Eso eser un piante funcional.

Página Oficial
Butter 08 en allmusic.com.

Descarga

Trainspotting OST (1996)

Choose life. Choose a job. Choose a career. Choose a family. Choose a fucking big television. Choose washing machines, cars, compact disc players, and electrical tin openers. Choose good health, low cholesterol and dental insurance. Choose fixed-interest mortgage repayments. Choose a starter home. Choose your friends. Choose leisure wear and matching luggage. Choose a three piece suite on hire purchase in a range of fucking fabrics. Choose DIY and wondering who you are on a Sunday morning. Choose sitting on that couch watching mind-numbing spirit-crushing game shows, stuffing fucking junk food into your mouth. Choose rotting away at the end of it all, pishing you last in a miserable home, nothing more than an embarrassment to the selfish, fucked-up brats you have spawned to replace yourself. Choose your future. Choose life... But why would I want to do a thing like that? I chose not to choose life: I chose something else. And the reasons? There are no reasons. Who needs reasons when you've got heroin?
Plagio? No. Yo soy Pierre Menard. Si el señor lector no se siente muy convencido con lo que acaba de leer, se lo invita a seguir lasiguientes instrucciones: 1- Escoga un dedo cualquiera de su mano —la casa recomienda el dedo melchor, mejor conocido como el dedo del medio—. 2- Flexione los otros dedos de la mano de manera quel dedo electo sea el único ergido. 3- Bájese los pantalones y la ropa interior, si es que lleva puesta. 4- Agáchese moderadamente, procurando no flectar las rodillas. 5- Tantee su parte trasera hasta encontrar un orificio. 6- Insertel dedo en el orificio. 7- Repita la operación hasta sentirse convencido o —en su defecto— satisfecho. 8- Vuelva a leer el texto.

Trainspotting en IMDb.

Descarga

sábado, 9 de junio de 2007

Tetrapost - Chile Metal Fest (2007)




















Cuatro orejas no sólo se dedica a comentar buenos discos o a escribir poesía vanguardista, sino que también cubre los grandes eventos deportivos. Esta vez le tocó al Chile Metal Fest, segunda edición (la primera fue en el 98 y siempre será legendaria por ser la única presentación en Chile del finado Chuck Schuldiner) que se celebró el martes y, la verdad, para cualquier chascón que se precie el cartel prometía bastante.
En esta ocasión sólo fueron dos orejas al magno evento, ya que Hache se quedó en su casita escuchando batidiscos. Así que un servidor se vistió de negro - vaya novedad - y partió a hacerse cagar los tímpanos.
Afuera del Caupolicán estaba la media cagá. Por alguna razón - probablemente eran nuevos - los guardias no cachaban que el 70% de los metaleros entra a los conciertos como pickle (se escribirá así? no tengo idea) y no querían dejar entrar a los curados, lo que retrasaba bastante la cola. El hecho de que adentro se vendían cervezas tibias y piscolas con pepsi o algo peor sólo hacía el problema más idiota aún. En fin.
Parece que hubo teloneros pero para cuando pude entrar ya se habían ido. Mala cuea no más.
Los primeros "oficiales" en salir - con una hora de retraso - fueron Atomic Aggressor, legendaria banda chilena.

Atomic Aggressor - Bloody Resurrection (2002)

Lo cierto es que de legendarios tenían bastante. Con sólo pararse en el escenario recibieron una ovación y cuando empezaron a tocar quedó literalmente la cagá. Debo decir que no los cachaba (el estatus legendario lo obtuvieron a principios de los noventa, yo tenía diez años, gracias), pero se entendía por qué la mayoría de los asistentes cabeceaba todos los temas. Fueron más de 40 minutos de riff tras riff, interrumpidos por lo que se le ocurriera decir al frontman, que iba siempre a la segura: siempre le aplaudían. En fin. Igual se entiende, si desde 1990-y-algo que no tocaban en vivo.
Sobre el disco: no sé si es oficial o un bootleg, qué más da. Es un compilado que salió el 2002 y que reúne los dos demos que alcanzó a sacar la banda y algunos temas en vivo. Para ser sinceros, sonaron mejor el martes que en estas grabaciones, sobre todo la voz. De todas formas, y por lo que vi en el concierto, Atomic Aggressor le vuela la raja al 95% de las bandas metaleras chilenas que escuchado (lo que tampoco es decir mucho, para qué vamos a andar con hueás). Pero vaya nombre más malo que le pusieron a la banda. Bueno, supongo que en 1990 igual funcionaba.

MetalArchives


Descarga


Watain - Casus Luciferi (2003)

Pasa un buen rato y de pronto se encienden unos candelabros en el escenario. Aparecen cinco tipos con maquillaje a lo gato juanito y empieza la presentación de Watain (que se pronuncia Vatain, pero casi nadie lo sabía y todo el mundo se reía de lo mal que sonaba el nombre en shileno).
Como sospechaba, la audiencia era mayoritariamente death metalera y no le prestó mucha atención a los suecos. Al menos no les tiraron hueás. Y de a poco empezaron a seguir los riffs y algunos hasta cabeceaban. Eso, claro, sin contarme a mí y a unos diez o veinte tipos más repartidos por diversos lugares, que estábamos enajenados y disfrutábamos en solitario haciéndonos cagar el cuello. Black metal ruls.
Curiosidad: Resulta que el bajista es chileno. Alvaro Lillo, ex-Execrator y ex-Undecroft, toca con Watain en los conciertos (oficialmente, la banda son el vocalista E., el guitarrista P. y el baterista H.), y se mandó un speech en perfecto español en mitad del set, con Hail Satán incluído. En fin. Los tipos se lo toman en serio.
Sobre el disco: Y como se lo toman en serio, este disco es el equivalente - y reverso - satánico a cualquier antología de música evangélica. Básicamente, Satanás es lo mejor que le ha pasado a estos tipos en la vida. Bueno, por lo menos los iluminó lo suficiente para mandarse un discazo. Totalmente recomendado pero, por supuesto, escuchar este disco no va a hacer que te guste el black metal por arte de magia. Sobre todo si eres un ser inferior.

Web
MetalArchives
La portada es una inversión de este grabado de Julius Schnoor von Carolsfeld (Las Siete Trompetas, Apocalipsis 8:1, a.k.a. cuando se abre el séptimo sello, a.k.a. el silencio en el cielo, a.k.a. quedó la cagá)

Descarga


Sadus - Swallowed in Black (1990)

Resulta que estos tipos eran una leyenda mundial y yo no los cachaba para nada. Esta vez fui yo, junto con unos pocos que aparecían igual de perdidos, los que nos quedamos quietos mientras los demás dejaban la cagá. Me gustó bastante la banda pero preferí descansar para el último asalto (qué vejez más mal llevada la mía). Decir que el bajista de Sadus es Steve DiGiorgio, que entre otras cosas, ha tocado con Death, Autopsy, IcedEarth, Testament y hasta Vintersorg. Se nota de lejos que la Sadus es su banda; el vocalista/guitarrista, Darren Travis, sólo hace eso: cantar y tocar. Es DiGiorgio el que habla con el público y el que da instrucciones a los otros miembros, a los técnicos y a todo el mundo en general. Y también puede tocar bajo y teclado al mismo tiempo, el muy puto. Habría que ponerlo a tocar con Manzarek a ver qué sale. No, mejor no.
Curiosidad: Cerca del final, DiGiorgio anunció la participación, como invitado, del bajista de Torturer (banda chilena de death metal). El tipo se subió, tocó su bajo que no se escuchaba (el de DiGiorgio sonaba más fuerte que las batacas), cantó en un micrófono que al parecer estaba apagado, saludó, de cagado no se arrodilló ante DiGiorgio y se fue.
Sobre el disco: Para mayor información, estos tipos están pasados a Death (de hecho, hicieron un cover en el concierto), o sea, tocan death/thrash old school. Se supone que este disco es el pináculo de su carrera. No esta nada mal para pasar el rato. Obviamente destaca el bajo por sobre todos los demás instrumentos - a veces la diferencia de volumen es descarada - pero se agradece, porque se nota que DiGiorgio es lejos mejor músico que los demás.

Web
MetalArchives

Descarga

Obituary - The End Complete (1992)

De Obituary puedo decir que siempre ha sido mi banda favorita de death metal. Hay otros grupos más técnicos, otros más brutales, otros más malditos, me importa un pico. Las atmósferas creadas por las guitarras de Peres y West siempre me parecieron más llamativas que la masturbación técnica de miles de riffs en dos minutos de canción de la mayoría de las otras bandas. Pero por sobre todo, considero que la voz de John Tardy es única en el género. Mientras todos los demás tratan de imitar a Chris Barnes, a ver a quién le explota el estómago más rápido, Tardy manda todo a la mierda con una especie de arcada poseída por el demonio que no se acaba nunca. Sus verdaderas intenciones eran convertir su voz en otro instrumento, de hecho las letras del primer disco de Obituary se inventaron después de que el disco estuviese a la venta. Tardy sólo se grabó gritando como si estuviese vomitando mientras algún engendro apocalíptico o unos traficantes de órganos le estuviesen sacando las vísceras y luego buscó palabras que se acomodaran a lo que había gritado.
En fin. Han pasado casi veinte años desde que empezaron a tocar y ni se les nota. En los dos sentidos: siguen con la misma fuerza, pero siguen tocando lo mismo. Su último disco debería ganarse el premio a la cero innovación. Yo al menos no me quejo. No me imagino a Obituary tocando algo distinto, y tampoco me interesa. Aplastaron al público y cerraron el evento como se merece. Arcadas del infierno for life.
Curiosidad: Parece que John Tardy de verdad está poseído. O al menos andaba de malas pulgas el martes. Una postal: después de pitearse él mismo el pedestal de su micrófono, se enojó con los roadies y a uno le tiró los restos de dicho pedestal con claras ganas de atravesarle los sesos. Es la dura vida del roadie: viajes, las groupies que no se agarran los de la banda y objetos contundentes directo a tu cráneo.
Sobre el disco: éste es el disco más vendido de la historia en lo que a death metal se refiere. ¿No te interesan las estadísticas? A mí tampoco. Éste es el mejor disco de Obituary, y Obituary es la mejor banda de death metal. Así que bájalo. Si no te gusta el death metal, tu vida es una mierda y deberías matarte.

Web
MetalArchives

Descarga

Comentario final: me quedé totalmente sordo de un oído por dos días, con pito incluído. Todavía me duele el cuello. El concierto terminó a las dos de la mañana y hacia un frío de la reputa. Todo sea por los fieles lectores de este blog (yo sé que todos ustedes querían ir a este concierto pero no lo van a reconocer nunca). Ojalá hagan más festivales de este tipo, pero a horas decentes. De aquí a unos años, no habría nada que envidiarle al Ozzfest...

jueves, 7 de junio de 2007

Sunn O))) - Black One (2005)


Es curioso ver cómo las definiciones de pesadilla difieren en las versiones inglesa y española de Wikipedia. Mientras la primera se centra principalmente en una "desagradable reacción emocional", la segunda enfatiza los efectos físicos ("opresión en el pecho y dificultad para respirar") y la asocia con los ciclos de sueño REM. Además, la entrada en inglés menciona la relación entre el sueño lúcido y la capacidad para controlar el miedo en las pesadillas.
¿Sirve de algo ser capaz de dominar el miedo que nos envuelve mientras soñamos con que nos persiguen, nos ahogamos, caemos desde una altura considerable o nos pasa cualquier otra cosa horrible? El sentido común diría que sí, que claro. La superación de los miedos como la meta del ser humano en todos los campos. Y dejar de despertar agitado, sudoroso y cagado de miedo definitivamente es un plus.
Sin embargo, y como todas las cosas que van en contra del sentido común, los miedos y las pesadillas ejercen, querámoslo o no, cierta extraña fascinación. El miedo como fuente de adrenalina. El miedo para sentirnos vivos. La pesadilla distanciándose de la mayoría de los sueños normales que se olvidan en 30 segundos, el horror que se queda largos minutos en nuestras cabezas, detallado y realista. Entonces, la gracia es poder invocar el miedo, no controlarlo o superarlo.
Hay diversas formas de buscar, de recrear la sensación pesadillesca sin esas intenciones de superación o control, ya sean los síntomas físicos o emocionales. Hay maneras de buscar esa opresión en el pecho, y maneras de encontrar la desagradable reacción emocional. Algunos lo considerarán masoquismo enfermo, otros una prueba de valor o de resistencia, una interesante ojeada al infierno, un epifánico vistazo al espejo del subconsciente o una simple descarga físico-emocional, similar a un salto en paracaídas.
Sea lo que sea lo que busquemos, hay formas y formas de obtener la pesadilla; pero a medida que crecemos, a medida que crece el deseo consciente del miedo, se va haciendo más difícil obtenerlo. Hay que empezar a poner de nuestra parte.
Este disco parece estar diseñado precisamente para ayudar a esta búsqueda. Aquí se reúnen dos tipos bastante conocidos dentro del género metal, pero por razones más secundarias (Greg Anderson es dueño de un sello y Stephen O'Malley se ha encargado del aspecto gráfico de docenas de bandas; ambos han colaborado en varias bandas que no conoce ni su madre), y se lanzan a tocar un drone pesadísimo. Y se nota que saben lo que hacen y lo que quieren provocar.
Después de varios discos (sobre todo White 1 y White 2) que llamaron la atención no solo de los metaleros experimentales sino tambien de ciertos sectores más "artísticos" - léase esnobs-, Sunn O))) (se pronuncia sunn) vuelve a sus raíces más doom/black (pero no me malentiendan, aquí no hay tarros ni riffs ni nada por el estilo), al tiempo que se abre aún más a la experimentación sónica. El resultado aleja tanto a los "intelectuales" como a los metaleros más fundamentalistas y, como siempre, eso importa un huevo.
Reviso toda esta parrafada y me da la impresión que de nadie que lea esto tendrá la más mínima idea de a qué suena Sunn O))). Bueno, para hacerlo más simple: todas las películas de David Lynch tienen un momento, muy corto, en que todo se viene abajo y tanto personajes como espectadores se van derechamente a negro y sienten, durante unos segundos, un pánico totalmente genuino. Este disco es una especie de tantra alrededor de ese pánico: lo va construyendo lentamente (yo diría que durante los dos primeros temas) y luego busca mantenerlo sin que por eso el cuerpo y la mente puedan acostumbrarse. Y no es invento mío: para el último tema (Báthory Erzsébet), el grupo encerró al claustrofóbico vocalista Malefic dentro de un ataud con un micrófono, con el fin, digamos, de practicar lo que se predica.
Por supuesto, y como ya dije antes, también hay que poner de nuestra parte. Si el drone no es lo tuyo, este disco probablemente te parezca una mierda. Si no te interesa dedicar el 100% de tu mente a escucharlo, tampoco te va gustar ni te va a ayudar a lograr nada. Hay que apagar las luces, escucharlo con audífonos, abrir bien la cabeza y dejar que las distorsiones, el feedback y los susurros, quejidos y alaridos de los vocalistas invitados vayan parándote los pelos y ayudándote a recordar esos horribles momentos en que caías, te ahogabas o te perseguían sin posibilidad alguna de escape.



Wikipedia
AllMusic
MetalArchives (notable la foto de la banda)
Una muy buena review del disco en Pitchforkmedia

Descarga

miércoles, 6 de junio de 2007

The Sensational Guitar of Dan & Dale - Batman & Robin (1966)

The Sensational Guitar of Dan & Dales un grupo ficticio, inventado por un productor musical, aprovechando el fervor que causó la batiserie en aquella época. La grabación del disco fue de un solo corte, que consistió en una jam session de Sun Ra y su Arkestra, junto a The Blues Project —a excepción del tema principal de la serie que, si bien lo interpretaron ellos, fue compuesto por Neil Hefty—. El resultado, un batiswing bluseado lleno de citas musicales que van desde Chopin y Tchaikovsky hasta los Beatles. Extrañamente —pese a quel públicobjetivo eran las discotecas de moda—, el disco encontró su nicho de mercado en la generación quenesentonces tenía 10 años, y que ahora recuerda este disco con nostalgia.

La batibanda en allmusic.com (En Inglés).
Santas reseñas musicales en allmusic.com (En Inglés).
Santos proyectos bluseros en Wikipedia (En Inglés).

Descarga

martes, 5 de junio de 2007

Sun Ra - Cosmic Tones for Mental Therapy (1961)

Sun Ra es quizás el primer músico proveniente de otro planeta. Específicamente, era un ángel venido de Saturno. Se dio cuenta en 1936, más de una décadantes que los platillos voladores invadieran nuestro subconsciente colectivo, e incluso 3 años antes que Welles hiciera cundir el pánico en NY con su adaptación radial de la novela de Wells. Fue mediante una epifanía en la que mi cuerpo entero se transformó en otra cosa. Podía ver através de mí mismo. No tenía mi forma humana. Aterricén un planeta que identifiqué como Saturno. Me teletransportaron y aparecí en un escenario con ellos. Tenían una pequeñantena en cada oreja y una pequeñantena sobre cada ojo. Me hablaron. Me dijeron que parara, que iba a haber problemas grandes en los colegios. Quel mundo iba a entrar en caos, y yo hablaría y el mundo mescucharía. Eso es lo que me dijeron. A partir de ahí te dedicaste a la música a tiempo completo, pasando de las big bands a un jazz cósmico cargado de mitología egipcia, que terminó desembocando en el free jazz. Ensayando a diario, como aprendiste de Charlie. Discutiendo tus lecturas y tu visión de mundo con quien estuviera interesado. Haciendo lo que querías. Como querías. Nunca había visto a un negro como tú, te dijo el juez que tencerró por negarte a ir a la WWII. Y nunca lo volverás a hacer, le respondiste. Y tenías razón. Pues la gente no sencuentra conegrosaturninos todos los días. O quizás porque los negros no andaban amenazando con matar a susuperioresi los mandaban a la guerra. Pero que tenías razón, tenías razón.

Sun Ra en Wikipedia (En Inglés).
Afrofuturismo en Wikipedia (En Inglés).
Poesía de Sun Ra (En Inglés).

Descarga

Johnny Cash - American IV: The Man Comes Around (2002)


Este cuarto American, el último que apareció mientras Cash estaba vivo, es el que probablemente contiene menos temas originales. No importa.
Cash está viejo y su voz está cansada. No importa.
¿Qué versión de Hurt es mejor, la original de Reznor o el cover de Cash? Da lo mismo.
¿Qué versión de Personal Jesus es mejor, la original de Depeche mode, el cover de Marilyn Manson o el Cash? No pregunten idioteces.
¿Qué versión de In my Life es mejor, la de los inigualables Beatles o la de Cash? La de Cash. Lejos. No hueveen.
En lugar de discutir estupidces, dedíquense a escuchar la simplicidad de Give my Love to Rosie, Sam Hall o Streets of Laredo. La voz que suena a pena pero en realidad es vejez bien llevada. La forma en que Cash mira a todos los demás como padre cariñoso pero de todas formas un poco más arriba que todos los demás, sin asomo de pedantería.
La seguridad de poder decir que se estuvo en el infierno, se volvió y al final, como siempre, no fue la gran cosa, pero también lo fue todo.
El poder de tomar una canción ajena y hacerla tan propia como las marcas de una vacuna infantil. Algo que siempre estuvo ahí. Un detalle. Una hebra más en la chaqueta negra del hombre de negro, que se despide cantando We'll Meet Again, probablemente sabiendo que la próxima vez que nos encontrásemos con él sería en un disco póstumo. Sabiéndolo y no importándole un carajo porque, al final, para qué preocuparse por estupideces.
La coexistencia entre lamentar fragmentos del pasado y no arrepentirse de lo vivido. La base de una vida como debe vivirse. Con las pelotas para lanzarse por el acantilado a volar, pero con un buen tren de aterrizaje porque al final siempre se termina aterrizando. Aquí o en algún otro lugar.
Este no es un disco de covers. Eso que quede claro. Esto son 50 minutos de puro Johnny Cash.



Web
Wikipedia
AllMusic
Dylan se despide de Cash (documento de Word)
Video de Hurt (YouTube)

Descarga

25 discos


Número mágico.
O no tanto.
La magia está al interior de la experiencia sónica.
Como la unión e interferencia de ondas sonoras y cerebrales en medio del nervio auditivo.
Electrones musicales entre el ruido subatómico.

25 discos.
4 orejas.
2 cerebros.
1 sonido.

The Brian Jonestown Massacre - Their Satanic Majesties' Second Request (1995)

Cuando dije que básicamente todas las bandas que valen la pena actualmentestán imitando —de una manera u otra— el Their Satanic Majesties Request de los Stones, apuntaba principal —aunque no únicamente— a la escena retro 60era que se puso de moda durante la primera década deste nuevo milenio. La lista es larga. Casi eterna. Pero todas ellason una reacción directa ante una banda en particular, pionera en jugar a labolición del tiempo. En realidad son dos: The Brian Jonestown Massacre y The Dandy Warhols. Pero los BJM fueron los primeros. Al principio eran una banda shoegaze como cualquier otra. Pero fue a partir deste disco —Their Satanic Majesties' Second Request, de 1995, el mismo año del debut de los Dandys— que la banda tomó ese sonido psicodelicioso que inspiró a toda una generación.
Cuando se habla de los BJM, en realidad sestá hablando de una sola persona: Anton Newcombe —aunque también se puede reconocer, en menor grado, la presencia de otros personajes como Matt Hollywood o Joel Gion—. De Newcombe se puede decir que es un hijo de puta genio testarudo con un temperamento de los mil demonios multinstrumentista adicto a la heroína, y sería una buena descripción. Quienes lo conocen lo ponen a laltura de Lennon, Wilson, Jones, y compañía, pero lamentablemente nacido 30 años después de la generación que le hubiera correspondido. Él mismo se jacta de saber tocar más de 100 instrumentos. En su calidad de hijo de puta testarudo con un temperamento de los mil demonios genio y líder de una banda, la libertad que le deja a los otros miembros de la banda es casi nula —de ahí los constantes cambios de formación, de ahí las constantes peleasobrel escenario—, y como es desperarse, es él quien graba la gran mayoría de los instrumentos en los discos. La lista destos en los créditos del presente rezasí: acoustic guitar, sitar, clavs, mellotron, tambora, echoplex-feedback-generator, electric guitar, dumbek, tablas, flute, farfisa, recorder, tape loops, drums, acoustic bass, shinni, chanter, didgeridoo, vox jaguar, French horn, viola, tuba, SMS serge, 12-string electric guitar, harmonium, tambourines, cabasa, conga, jimbe, accordion, celeste, glockenspiel, bells, fish, piano, hammond, cello, wolf horn, maracas, weird-fucking-Chinese-shit, tyco drum, vibes, woodwinds and other top secret crap.
Quien ha ido a su casa puede constatar eso. El inmobiliario se reduce a:
.....a) un colchón.
.....b) centenares de instrumentos raros, caros, y rotos.
.....c) drogas.
.....d) unas cuantas jeringas.
Todo esparcido por elugar.
En un punto del camino Newcombe se volvió loco. Se peleó con todosus amigos. Los Dandys no entendieron su sentido del humor y le terminaron poniéndo una orden de restricción —y él que tan solo intentabacerles una crítica constructiva—. Por no poder dejar la heroína perdió a su hijo y a una esposa por la que cualquiera lo dejaría todo. Las bandas a las que influenció alcanzaron el éxito de inmediato y ni le agradecen —incluso una, Black Rebel Motorcycle Club, fue fundada por uno de sus ex-compañeros de banda—.
Esta es la historia de un pobre tipo al que le debería haber salido todo bien, y le salió todo mal. Todo, menosu música. Pero él no pone resistencia. Se deja llevar. Pues —en el fondo— sabe quesesu sino. Cuál otro sinó?

Página Oficial (Keep Music Evil).
The Brian Jonestown Massacre en Wikipedia (En Inglés).
Anton Newcombe en Wikipedia (En Inglés).
Their Satanic Majesties' Second Request en Wikipedia (En Inglés).
Video de Going to Hell, del disco Strung out in Heaven (1998). Bastante ilustrativo.

Descarga